Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Uncategorized’

18 aplicaciones de productividad para no perder el foco en 2012

Empiezo este 2012 con el propósito de no perder el foco, un poco superado por  una cierta sobredosis de vida electrónica en el 2011 e inspirado por la lectura del e-book “Focus, a simplicity manifesto in the age of distraction de Leo Babauta, el creador del popular blog Zenhabits.

“Focus” habla de como en el mundo online, ser productivos y  conseguir nuestros objetivos nos resulta cada vez más complicado debido al gran número de estímulos y distracciones que nos reclaman. Los que pasamos muchas horas conectados estamos, según Babauta, “en el fuego cruzado de la batalla por nuestra atención” y eso provoca en algunos casos situaciones de gran estrés y verdadera adicción a la multitarea. En ese contexto, la actividad creativa se ve muy perjudicada. Babauta llama a separar ámbitos, a repensar el sistema, a simplificar y concentrarse en menos (en lo que de verdad importa y es necesario en ese momento), como la única manera de desarrollar al máximo nuestra creatividad y de, en definitiva, ser felices (disfrutar de tiempo libre para dedicárselo a las “cosas importantes de la vida” o, como dice el autor en algún momento, “al mundo que hay inmediatamente a nuestro alrededor…”). En definitiva, “Focus” es una invitación a hacer y crear ”desde dentro” y a no dejar que la herramienta nos domine.

Aunque pueda sonar un poco contradictorio, comparto con vosotros un listado de algunas herramientas de software que el autor sugiere y que están diseñadas para evitar las distracciones, mantener la atención y aumentar nuestra productividad ante la pantalla del ordenador. Leer Más

Crear, escribir…y narrar.

¿Eres un copy analógico en fase de reciclaje? The idea writers, copywriting in a new media and marketing era – escrito por Teressa Iezzi, editora de Creativity – es un buen libro para entender el cambio de rol del copywriter en la era de la red social. El final de la época del anuncio, la substitución de la filosofía de la “interrupción” por la de la “destinación” y la necesidad de generar contenidos para el engaging han convertido al copy, dice Iezzi, en algo más parecido a un inventor que a un redactor. Leer Más

Meet the millenials

Baby-boomers, Generación X, Millenials…los “sacos generacionales” son realmente odiosos, pero si quieres entender por qué los expertos en marketing piensan que tu sobrino el de la Blackberry es diez-mil veces más importante que tú para la economía de este maldito planeta te recomiendo que le eches un vistazo al estudio de McCann WorldGroup “The Truth About Youth” que adjunto. Si te reconoces en el retrato, eres oficialmente joven. Si no, disfruta del anonimato y piensa que tienes menos posibilidades de acabar tomando ansiolíticos.

View this document on Scribd

Fuente: Pamorama.

BMW Films: una campaña pionera

En una era controlada por el consumidor, el mandato para los publicistas es crear una historia atractiva, que entretenga y que represente la personalidad de la marca; que invite a la interacción y a la puesta en común. Y que se desarrolle a través de múltiples soportes. La campaña “BMW films” fue pionera de lo que se conoce como transmedia storytelling

En 2001, la acción “BMW Films” marcó un punto de inflexión. Abrió las puertas a nuevas formas de comunicación y de rebote expandió el papel tradicional del copywriter, sacándolo de su rol tradicional de “redactor creativo” y convirtiéndolo en parecido a un “inventor”: el perfil de un copy 2.0 es el de un “creativo integral”, formado en múltiples ámbitos y encargado de crear historias que la gente desee, busque y comparta con su círculo y con todo el mundo.

La acción se tituló “The hire”, fue diseñada por la agencia Fallon y era muy simple desde la perspectiva actual: una serie de spots y trailers en cine y televisión redireccionaban espectadores a una web en la que se podían ver una serie de películas producidas por BMW. Los films estaban realizados por directores de primera línea (David Fincher, John Frankenheimer, Wong Kar-Wai, Guy Ritchie…), protagonizados por estrellas de Hollywood e celebrities varias y distribuidos a través de una web creada especialmente para ello. En plena huelga de guionistas en EEUU, las historias fueron desarrolladas por el equipo creativo de la agencia.

Este fue uno de aquellos films:

Se hicieron ocho películas. En todas las pelis Clive Owen es un conductor que ayuda a alguien en problemas usando su pericia al volante de un BMW. La marca no se mencionaba prácticamente en ningún lugar, pero no era necesario. Los coches, el quid del mensaje, estaban siempre en el centro de una historia atractiva y fantásticamente rodada.

“BMW Films” fue un éxito total y la campaña se convirtió en punta de lanza del branded content y de la era 2.0. En cierto modo no era más que la vieja idea de la esponsorización de un contenido de entretenimiento. Pero los creativos que la diseñaron fueron pioneros porque en aquel 2001 fueron capaces de ver que internet estaba cambiando los hábitos de los consumidores y se estaba convirtiendo en el gran centro de intercambio de opiniones y de toma de decisiones. Y trabajando para una empresa de un sector como el automovilístico – volcado tradicionalmente en la producción de spots millonarios para televisión –  crearon una campaña que por primera vez no era una interrupción sino una destinación para el potencial consumidor.

En los premios de Cannes de 2002, los films de BMW se quedaron fuera porque no encajaban en ninguna categoría. Eran una criatura avanzada a su tiempo.

Fuente: “The idea writers”, Teressa Iezzi

Donde las cosas pasan

Coincidencias de la vida, servidor se ha encontrado en Nueva York la semana en que el tío Sam ha decidido facturar al supervillano number one y tirar el comprobante al mar.  Como soy así de exclusivo, mis vacaciones en la capital de lo cool han sido pre-tecnológicas – o vintage, que dirían en el Soho –   y no he tenido a mano ni portátil ni smartphone ni Ipad ni ningún chip más que el de mis tarjetas de crédito (a esas no las pude dejar en casa. La visita a la meca del capitalismo salvaje les hacía mucha más ilusión que a mi). Al final la experiencia ha sido muy interesante y después de lo vivido un par de cosas me han llamado la atención:

1.- Pese a que según los medios españoles Nueva York era una fiesta y toda la ciudadanía había saltado a la calle a cantar el alirón y a celebrar el asesinato selectivo del malo,  yo dormí la mar de bien y no me enteré de nada hasta que un amigo me llamó muy excitado desde Barcelona para saber si yo también me había emborrachado mucho y si me había hecho fotos con la turba de Times Square. Frustrado por mi falta de fluir-con-mi-entorno, durante toda la semana he estado buscando muestras de le euforia neoyorquina y la única que he encontrado es la foto que ilustra la entrada: un cartel en la puerta de un bar del Lower East invitando al personal a tomarse una caña y un trago a la salud del finado. En el bar, por cierto, solo había un cliente.

2.- En los días posteriores al “evento” (Obama lo ha llamado así en su entrevista de hoy en la CBS), en las principales cadenas norteamericanas de informativos  – CNN, CNBC, Fox– solo ha habido una noticia: la muerte de Bin Laden. Ha sido la repetición incesante de un golazo. Con paciencia y buscando uno se ha enterado también de que en algunos estados del sur las inundaciones estaban causando estragos (obviar eso hubiera sido ya demasiado, el número de muertos justificaba hacer pública la noticia y situarla como “evento número dos”).  Por lo demás, en EEUU y en el resto del mundo, NO PASABA NADA.

La realidad vista a través de los medios de aquí o de allí es así: incompleta. Yo acabé optando por las noticias de The Weather Channel, que en vista del tiempo que nos ha hecho, ha sido el canal que ha dado una información más ajustada a la realidad. Y el resto de las vacaciones las pasé mirando a mi alrededor, que es donde las cosas pasan.

A %d blogueros les gusta esto: