Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Empresa’

El briefing como oportunidad (otro post naïf desde las antípodas de Madison Ave.)

Hace un par de semanas me invitaron a participar como profesor adjunto en un seminario universitario para alumnos de primero del grado de publicidad en el que se pedía a los chicos y chicas que elaboraran un spot a partir de un briefing real.

Fue una oportunidad fantástica, sobretodo para sentirme algo viejuno. En fin, ponerte delante de un grupo de chavales que acaban de cruzar la línea de la mayoría de edad con la etiqueta de “profe” en la frente es como darle anabolizantes a tu crisis de los 40. Una extraña sensación de decadencia de la que no te salvan ni las bambas de skater ni esa barba demasiado larga que tú crees que te da aspecto de Hipster.

(Los Hipsters son ellos. Tú eres un Hippy. Y un Hippy nunca tiene menos de 40 años).

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais (más acá de Orión) Leer Más

Lazos débiles, pero innovadores

En 1973, el sociólogo Mark Granovetter publicó su teoría sobre “la fuerza de los vínculos débiles”, que sigue vigente en nuestro tiempo y suele usarse para explicar el potencial innovador de las redes sociales. La idea de Granovetter es que, contrariamente a lo que se tiende a pensar, las relaciones entre sujetos con vínculos débiles generan más innovación que aquellas que mantienen individuos con una relación más constante y afín. Vamos, que (dicho a lo bruto y quedándonos en el mundo 1.0) un cafelito esporádico con ese friki del departamento de al lado puede dar pie a mejores ideas que la mayoría de las reuniones que puedas tener con los miembros de tu equipo más cercano. Si la premisa os interesa y creéis merecer una explicación más seria que la del cafelito y el friki (que sí), os invito a leer el post con el que colaboro este mes en el blog de Zyncro. Espero que os guste.

Foto, bajo licencia Creative Commons: Jin_sama.

Reinventarse: lecciones de dos supervivientes

reinventarse: lecciones de dos supervivientes analógicosEl mundo gira y gira y aquí nadie escapa al cambio. Ni siquiera los gigantes. Ellos también necesitan innovar para sobrevivir. De hecho, a veces, son los que más lo necesitan.

Kodak anunció su bancarrota a principios del 2012. Una marca mítica, que introdujo en el mercado el carrete fotográfico en 1888, está pasándolas canutas para saldar una deuda de 6.800 millones de dólares porque no supo adaptarse a los tiempos cuando tocaba. Aunque desarrolló y registró la primera cámara digital en 1975, no estuvo al quite y se introdujo demasiado tarde en el mercado de la foto digital. Ha tenido y tiene patentes en este tipo de imagen, pero dejó que marcas como Canon o Fujitsu se le adelantaran: mientras que Fuji lanzó su primera cámara digital en 1988, Kodak no lo hizo hasta 2001 cuando creó su submarca y línea de cámaras “Kodak Easy Share”, que no tuvieron el suficiente éxito en un mercado que ya estaba dominado por otros.

Buscando salir del hoyo, Kodak inició un proceso de reestructuración y decidió dejar la fabricación de cámaras digitales. Volcó entonces sus esfuerzos en el negocio de las impresoras de escritorio y de la impresión digital a través de la red y en tiendas. Pero escogió un sector saturado y con un problema fundamental: el usuario había dejado de imprimir sus fotografías. El plan para reflotar el barco nunca ha acabado de dar resultado y al final la compañía ha optado por tirar por la calle del medio y capitalizar casi lo único que le queda. En diciembre de 2012, Kodak le vendió patentes por un valor de 525 millones de dólares a un consorcio de empresas entre las que se encuentran gigantes como Google y Apple.

El de Kodak es quizás el caso más sonado, pero un montón de marcas ligadas al negocio de la fotografía analógica han visto como su negocio se iba al garete con la llegada de la fotografía digital. Tan solo la Lomografía, marca-reconvertida-en-culto-reconvertido-en-negocio, sobrevive gracias a su legión de fieles adeptos, que siguen prefiriendo la experiencia fotográfica de toda la vida a propuestas como Instagram.

El tema me parece interesante porque la cuestión que se les plantea a todas estas compañías es cómo reciclar su capital de marca cuando el producto ha muerto. Y porque creo que esta es una cuestión que es estos momentos no sólo afecta a empresas, sino que también afecta a multitud de profesionales que vemos como la crisis y la evolución del mercado nos obliga a hacer un esfuerzo creativo para adaptarnos a un escenario nuevo e incierto en que “lo de antes” ya no tiene cabida.

¿Podemos aprender algo de cómo esas compañías están afrontando el problema? Quizás si. Aunque Kodak haya optado por vender los muebles, otros están apostando por opciones más innovadoras. Leer Más

Construyendo una mentalidad colaborativa

La tecnología nos proporciona herramientas que promueven y facilitan la co-creación, pero sin la actitud necesaria difícilmente podremos conseguir que nuestros procesos de trabajo en equipo se conviertan en catalizadores de creatividad e innovación. Según John Abele, fundador de la empresa tecnológica norteamericana Boston Scientific y especialista en inteligencia colectiva, la facultad de cooperar creativamente depende de haber desarrollado una verdadera mentalidad colaborativa. ¿En qué consiste? Si os interesa el tema, podéis leer más en el artículo con el que contribuyo este mes al blog de Zyncro. Espero que os guste.

Foto, con licencia CC: woodleywonderworks.

Cuando la creatividad no es cosa de genios

Las organizaciones 2.0 ven la innovación como un proceso colectivo en que cada individuo del equipo juega un papel importante asociado a sus competencias. Para la empresa moderna, la idea clásica y romántica de la creatividad como valor “absoluto y privado” no tiene demasiado sentido y el genio individualista no es un perfil atractivo. A los que fuimos educados en la idea de que la creación es una cuestión eminentemente artística, personal e intransferible, ese enfoque nos obliga a revisar algunos prejuicios y nos anima a superar ciertas creencias limitadoras.

Ese es el tema de mi colaboración de agosto en el blog de Zyncro. Espero que os parezca interesante.

Foto, con licencia CC, por B Tal

A %d blogueros les gusta esto: