Saltar al contenido.

Pantalla sobre pantalla, por J.M.Álvarez Monzoncillo (El País)

Es un error común comparar la televisión e Internet como si fueran excluyentes. Al contrario, uno de los principales usos de la Red es, precisamente, ver televisión. Eso sí, en otros soportes y con el individuo mandando.

Tomasito, con las manos en la masa

La soñada interactividad de la televisión se torna en participación en Internet. La nueva televisión la decidirán los usuarios, y las empresas se adaptarán al cambio.

La cadena de valor tradicional de las industrias culturales y los medios de comunicación ha saltado por los aires, modificando el statu quo que existía en la etapa analógica entre productores, programadores (distribuidores) y telespectadores. En primer lugar, la distribución ahora tiene cada vez menos valor porque la web permite distribuir contenidos sin límite alguno y a coste casi cero, y porque los usuarios pueden acceder a los programas (series, películas, etcétera) sin pasar por distribuidores-intermediarios. Eso implica que la licencia que otorgaban los Gobiernos por utilizar el espectro radioeléctrico cotice a la baja. Esa máxima de “comprarás y venderás, nunca fabricarás”, se viene abajo con Internet. Ya no vale con “enlatar” lo que otros hacen. Los que producen intentan alcanzar a audiencias globales, sin pasar por intermediarios parásitos.

Seguir leyendo el artículo. 

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: